martes, 14 de junio de 2016

Gestación y desarrollo de una quilla.


Lo primero es hacer un estudio de mercado, ver las opciones que hay, comparar formas, diseños, superficies, distribuciones de áreas... para que sirve cada una.

Una vez hecho esto, sacas tus propias conclusiones y empiezas a pensar en la forma de tu quilla en la cabeza.


Luego pasamos a la etapa del boceto, esbozo o rallado para ir afinando la forma de esa quilla que tenemos en la cabeza.


Una vez clara la forma, pasamos a la plantilla o patrón (azul), para posteriormente plasmarla en la plancha que recortaremos con la misma forma. En este caso hecha en sandwich con carbono + core mat y epoxi.


Se lija, se le da el foil y se le ponen los gráficos y logos. Luego la última capa de resina (se puede ver el saliente sin lijar en los bordes).

Y una vez lijada la última capa de resina y ajustada la quilla a la inclinación y los tapones, solo nos queda hacer las fotitos pertinentes para gozo y disfrute del personal. Porque de las olas ni hablamos. 






A las quillas les he dado 2º extra de inclinación con respecto a la vertical para que queden un poco más tumbadas.



No hay comentarios:


Estadísticas