viernes, 28 de octubre de 2016

El supermercado y las olas

El pequeño Frank era un niño que vivía en un pueblo pesquero. Era un chico moreno, de complexión delgada pero fuerte y deportista. Su padre era pescador, un hombre rudo que ha dedicado toda su vida al mar, y como no podía ser de otra forma, siempre que tenían ocasión les gustaba ir juntos a surfear.

Una tarde, surfeando juntos, a el padre de Frank no le gustó lo que vio. Al salir del agua le dijo a su hijo: “vamos al supermercado a comprar unas cosas…”

Ya en el supermercado le dijo que comprara algo para cenar y que fuera a la caja a pagar. Frank, como buen hijo, le hizo caso a su padre, compró carne, un poco de pan y unas manzanas. Al ir a paga se puso al final de la cola y esperó su turno. Cuando le tocó, pagó y se fueron los dos a casa a encender la barbacoa.

Mientras estaban cenando, el padre de Frank le dijo:

-Frank, ¿verdad que esta tarde en el supermercado, cuando ibas a pagar te has puesto al final de la cola?

-Si.

-Y ¿verdad que si alguien se hubiera puesto el primero para pagar sin esperar su turno, le hubieras dicho que se pusiera a la cola?

-Claro!.  Exclamó Frank sin saber a donde quería llegar su padre.

-¿Y verdad que si se te hubiera olvidado algo antes de pagar, hubieras entrado otra vez a coger lo que te falta y te hubieras puesto otra vez el último de la cola?

-Pues claro Papá!.  Dijo el pequeño Frank esta vez en un tono algo molesto.

-Entonces, esta tarde, cuando hemos ido a surfear ¿Porqué ibas directamente al pico sin esperar tu turno y te metías en medio de los que estaban más rato esperando? Y ¿por qué cuando remabas una ola y los demás te dejaban que la remases porque era tu turno, y no la pillabas, querías pillar la siguiente?



Pues lo mismo que has hecho esta tarde en el supermercado sin que yo te lo diga, deberías de hacerlo siempre que entres al agua.


Igual pillas dos o tres olas menos por baño, pero el ambiente en el pico será más agradable y te respetarán como surfista y como persona. Incluso si has cogido muchas olas tampoco está de más dejar de vez en cuando una ola a alguien que ves que lleva un buen rato sin pillar ninguna.

Guión original radesega.

La foto del viernes


Te das cuenta que se te está yendo de las manos cuando empiezas a no poder caminar entre tanta tabla.

martes, 25 de octubre de 2016

Golpe en el canto (SUP a estrenar)


Este es un SUP nuevo a estrenar con un golpe en canto del transporte. Lo que en principio parecía un golpe superficial, al sanear la zona comprobamos que no, tenía una grieta y había que enfibrar.

Pasos:
-Lijar y sanear
-Enfibrar
-Masillar
-Aparejo
-Igualar color (una putada)
-Spray acabado.

Por supuesto, cada paso lleva consigo su correspondiente lijado.









lunes, 24 de octubre de 2016

Burbuja en deck


Este padle tenía una reparación en los tapones de la quilla lateral que por lo visto le entró agua. No pasó nada hasta que en un viaje de surfari, llevando la tabla en la baca se calentó demasiado y se le hizo una burbuja tremenda en todo el deck.

Lo que en principio iba a ser una reparación normal terminó complicándose.

Procesos:
-Quitar el pad
-Sanear toda la zona deslaminada.
-Secar.
-Nivelar la superficie y enfibrar.
-Lijar
-Pintado. Efecto bambú en deck, igualar color del canto y pinline.
-Spray acabado.
-Colocar pad. 











jueves, 20 de octubre de 2016

Mordisco en la punta (Lufi 9'1)


Esto es lo que pasa cuando la quilla de un longboard te pasa por encima de la punta. La atraviesa igual que un cuchillo caliente corta la mantequilla.

Debido al gran estropicio, toca sanear y añadir foam para volver a sacar el shape original de la tabla.

No soy un maestro de los acabados, pero cuando reparo algo me gusta respetar el diseño y la construcción original de la tabla. Prefiero una buena reparación, que una reparación bonita. Lo digo por que en esta reparación se nota el arreglo, pero el shape de la punta es prácticamente igual al original, al ser un golpe grande está reparado con foam, no solo con microbalones y el laminado es el mismo que el original.






Con el engrose lijado, y para disimular un poco el arreglo, le he dibujado el logo con poska.










Además esta tabla venía con regalito. Una quilla atascada, con el tornillo oxidado que al intentar sacarlo se le redondeó el cabezal. Le puse 6 en 1 y le hice una muesca para intentar soltarlo, pero estaba tan oxidado que se partió la cabeza del tornillo y me tocó sacar la quilla a golpes con un taco de madera.

lunes, 3 de octubre de 2016

Longboard partido, longboard unido.


Esta es una reparación de un longboard partido que llevaba 7 años esperando a ser reparado. Por arriba parece un corte limpio pero tenía toda la punta deslaminada, fibra levantada en la otra parte y el foam sucio y con algún agujero.



En longboards y en tablas rotas por zonas delicadas me gusta reforzar el alma entablillandola por ambos lados.

Lo más importante en una reparación por rotura es no modificar el roquer de la tabla, por lo que antes de hacer nada uno las dos partes controlando que la unión y la transición sea perfecta.





Una vez unidas las dos partes preparo las superficies quitando la cera, saneando foam, lijando bien la fibra y quitando los trozos sueltos de fibra.


Cuando tengo todo limpio, lijado y bien nivelado toca sacar la vena artística y pintar intentando disimilar un poco la reparación. En este caso la parte de arriba coincidía con un dibujo de flores y el pinline. Por debajo debido a que el foam estaba sucio lo pinté todo con un tono un poco "amarillo/crema", lo que yo llamo color foam envejecido, ya que si lo pintas blanco el cante es monumental.


Una vez pintado se lamina se le da el engrose y el acabado, se lija y a disfrutar como el primer día.










Estadísticas