lunes, 9 de noviembre de 2009

La reencarnación de "El Alakran"


Cuenta una leyenda hindú que todo ser vivo acaba reencarnándose en otro en función de la vida pasada, por lo que si en una vida anterior a hecho méritos, se reencarnará en un ser semejante o superior. Por contra, si no ha tenido una actitud de superación se reencarnará en un ser inferior con el fin de obtener la experiencia y los conocimientos ignorados.

Uno de estos seres descansaba en un antiguo garaje lleno de polvo esperando una vida mejor, o por lo menos, igual a la vivida. Este ser se trataba de un ski acuático, que por lo que me han contado tuvo una vida llena de experiencias positivas y vibrantes, y que pasó momentos inolvidables en busca del deslizamiento perfecto simplemente por el hecho de sentir la velocidad y el carving que daba deslizarse por una superficie inestable pero que a altas velocidades se convertía en una pista de velocidad sin límites.


Quiso la fortuna, que un día un alma con espíritu de alacrán en busca de la reencarnación, se encontrara con este antiguo ski.

Estaba tirado, polvoriento, como esperando a que le llegará su día, y sin esperanzas de volver a ser lo que fue. Pero por un giro del destino, el espíritu de alacrán se fijó en sus colores, en la forma y empezó a pensar en la pena que sería no darle un mejor uso a ese trozo de madera… que tal vez quitando la fijación, cortando por aquí, lijando por allá se podría hacer algo… y eso fue lo que hizo.

El Alacrán en una de sus anteriores vidas había sido lagarto de Komodo. Era un animal fuerte, estable y respetado, y pasó muy buenos momentos siendo un lagarto de Komodo, pero notaba que le faltaba agilidad y movimientos rápidos, por eso enfocó reencarnarse en un Alacrán, en un ser más pequeño, rápido y de movimientos eléctricos que le permitiera culebrear a toda velocidad.

Poco a poco, aquel ski abandonado y triste, se fue transformando en un animalillo más pequeño pero con unas ganas enormes de comerse el asfalto. Se notaba el nerviosismo en la transformación, la mente no paraba de imaginarse las sensaciones que podría aportar esa nueva forma y se notaban las ganas por acabar pronto.


Una vez cortada la forma, se colocaron los ejes a una distancia corta para darle un giro más corto y unos movimientos más rápidos. Ya solo faltaba el grip, pero el alacrán, sabiendo que aquel ski fue un ser que lo dio todo sin esperar nada a cambio y que hizo disfrutar a mucha gente sin quejarse ni una vez, sin quebrarse, sin despintarse… se dio cuenta que no podía tapar lo que un día fue con un trozo de lija negra, no quería enterrar el espíritu de diversión y superación que aun veía en su diseño, por lo que se le ocurrió una idea. Poner tiras de lija finas a lo largo de las líneas negras de su dibujo para respetar el diseño y poder mostrar a todo aquel que lo viera el origen de ese maravilloso ser.


Una vez terminada la reencarnación, el alacrán decidió probarse en una pendiente corta pero ligeramente pronunciada, subió nervioso adaptándose poco a poco a las nuevas sensaciones, cuando llegó arriba se giro, miro hacia abajo y dándose una patada de impulso se dijo hacia adentro “allá voy”. Conforme fue bajando fue marcando más los giros, empezó a culebrear, giros cortos… largos… justo donde quería, el aire le daba en cara y volvió a sentir la libertad que un día perdió y se creyó que estaba volando.

Nada mas llegar abajo, se dió cuenta que el asfalto, sin ser agua, le daba las mismas sensaciones de libertad... y un escalofrío recorrió su columna desde los tobillos hasta el final de la nuca terminando en un cosquilleo en las llemas de los dedos. Y con una sonrisa de oreja a oreja, se giró hacia la pendiente y pensó:

“QUE MÁS DA LA SUPERFICIE, SIEMPRE QUE DESLICE”

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

8 comentarios:

Raquel dijo...

GOR ME HAS DEJADO SIN PALABRAS!!!!

La verdad que me trae muy buenos recuerdos,y me alegra saber que aunque sea sobre el asfalto puedas sentir lo que yo senti en su dia sobre el agua.

QUE FELICIDAD!!!!!

Gracias por mantener su personalidad ;-)

Anónimo dijo...

AL ATAQUE!!
jajajajaja pero que recuerdos!
espero que no te des los costalazos que nos pegabamos nosotros en el agua!
Que tiempos aquellos...
BABEL!

Victor BA dijo...

jo que bonito :)

radesega dijo...

Jaja no darme las gracias a mí, dárselas al alacrán y a las historias que me contaron.

Por cierto, a mí un día me picó un alacrán en el hombro, y resulta que el ski estaba en el garaje de abajo.

¿coincidencias?...

Salu2!

Antuan dijo...

Me quito el sombrero ante esta transformación, eres un manitas de puta madre!! :)

El alacrán de la foto está puesto con fotoshó o es auténtico?! jajaja

Saludos!
Antuan

radesega dijo...

Me alegro que te guste Antuan, la verdad es que me ha salido más chulo de lo que pensaba.

Y el alacran... lo he puesto con el potochop pero da el pego, jajaja.

pepito dijo...

muy chulo rafa se sale

ra. dijo...

uuuuuuuuhhhh! muy fresco y venenoso patinete rafa!


Estadísticas