martes, 5 de abril de 2016

Tablas Radesega



Lo he estado meditando, y voy a dejar de coger encargos de tablas. Hacer una tabla decente requiere de tiempo y de un lugar adecuado para ello y en estos momentos no tengo ni una cosa ni la otra.

Para hacer una tabla con un mínimo de calidad se necesita dedicación casi absoluta y un espacio (o varios) adecuado por temas de comodidad, ventilación,  iluminación… y sin estos requisitos no puedo ofrecer un material con la calidad que me gustaría que llevasen mis tablas.

Últimamente entre reparaciones y tablas no tengo tiempo para nada, ni para reparar mis tablas (incluso me he perdido algún baño) y mucho menos para sacar un montón de ideas que tengo en la cabeza y me golpean constantemente con la intención de salir. Al final esos golpecitos te vuelven loco.

Voy a seguir reparando, modificando o tuneando ya que reparar no es tan absorbente como hacer una tabla, e igual me queda  algún rato para hacerme algo para mí.

Pero he tomado esta decisión porque quiero ofrecer lo mejor de mí mismo cuando hago una tabla y estar satisfecho casi al 100% con mi trabajo y si ahora no puedo ofrecerlo prefiero no hacerlo, pero cuando llegue el momento prometo regresar con más fuerza que nunca.


“Una y me salgo”

3 comentarios:

joanet dijo...

Un "Australiano" que sabia algo sobre esto del shaping (dicen que llegó a hacer 10 tablas al día) me dijo una vez con tono solemne al enseñarle una tabla hecha por mi: "Muy buen trabajo, no lo eches a perder haciendo tablas para los demás". Parece ser que acabó harto de tener que escuchar en el Pub tomando cervezas o en el pico pillando buenas olas la típica frase: "Hey, cuando tendrás lista mi tabla?"

Saludos.

radesega dijo...

También hay algo de eso...

joanet dijo...

Y eso que el era profesional y se ganaba la vida con ello....

Nada, a disfrutar de hacer tablas únicamente por placer. Todo sea dicho, aunque ya no tenemos el shaping room, seguimos abiertos a cualquier colaboración garajera.

Saludos


Estadísticas